Publicaciones Sostenibilidad ecológica 2008

  • Lucy Winchester, noviembre 2008

    Este documento analiza la interacción entre la ciudad y el medio ambiente en el contexto del desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe, examinando las consecuencias positivas y negativas que la urbanización y el desarrollo representan para sus ambientes naturales. Se presenta un diagnóstico de los actuales desafíos políticos en el sistema urbano regional en el contexto del crecimiento urbano, el desarrollo, y el cambio en el medio ambiente. El documento se organiza por temas -agua potable, saneamiento básico y residuos sólidos; la contaminación atmosférica, el transporte y la energía; actividades de mitigación y adaptación urbanas en relación con el cambio climático; ciudades sostenibles; entre otros-, y presenta datos cualitativos y cuantitativos en relación con las cargas ambientales urbanas, para los hogares, las ciudades, y/o a escalas globales, así como los logros y las respuestas políticas efectivas en estas áreas. Cuando es posible se destacan las mejores prácticas, como también la mirada de limitaciones políticas a las prácticas mejoradas en la región. En las áreas urbanas, la primera preocupación desde la perspectiva del bienestar humano es si los asentamientos urbanos proporcionan un ambiente saludable y satisfactorio para la vida de los residentes. El desarrollo urbano puede fácilmente amenazar la calidad del aire, la calidad y disponibilidad del agua, los sistemas de procesamiento y reciclado de los desechos, y muchas otras condiciones del medio ambiente que contribuyen al bienestar humano. Ciertos grupos (por ejemplo, los residentes de bajos ingresos) son particularmente vulnerables, y ciertos servicios (como aquellos que no son fácilmente transados, por ejemplo los servicios recreativos de los parques urbanos) son de importancia para todos los residentes urbanos. Desde la perspectiva de un desarrollo sostenible, también se deben considerar las repercusiones en la calidad de vida para el bienestar de las generaciones futuras que vivan en asentamientos urbanos. También es útil distinguir los vínculos entre los sistemas urbanos y los servicios de los ecosistemas que existen dentro de las áreas urbanas, entre centros urbanos lindantes con ecosistemas no urbanos, y entre centros urbanos y ecosistemas distantes. Por otra parte, para apreciar la importancia de las relaciones entre los sistemas urbanos y los servicios de los ecosistemas, es importante considerar tanto los efectos negativos como los positivos que los sistemas urbanos puedan tener sobre los servicios de los ecosistemas. Este documento destaca muchos de estos aspectos, desde una perspectiva regional global, además de hacerlo a través del análisis específico de ciudad, o del estudio de casos urbanos específicos para el sector o el tema en particular.

  • Humberto Campodónico, septiembre 2008

    El estudio analiza la generación y distribución de la renta petrolera y minera en un grupo seleccionado de países de América Latina. Para la industria petrolera se toman los casos de Argentina, Bolivia, Ecuador, México y Venezuela. Para la industria minera se toman los casos del cobre en Chile y Perú y el caso del oro para Perú.

    La renta se define como la diferencia entre el precio internacional del recurso natural y los costos de producción de los hidrocarburos y de los minerales. El estudio abarca la etapa del upstream, excluyendo las rentas obtenidas en refinación, comercialización o cualquier actividad de los recursos naturales en el downstream.

  • Lucy Winchester, septiembre 2008

    This paper analyzes the interaction between the city and the environment in the context of sustainable development in Latin America and the Caribbean, by examining the positive and negative consequences that urbanization and development are posing to natural environments. It presents a diagnostic of the current policy challenges in the regional urban system in the context of urban growth, development and environmental change. The paper surveys issues by topic – drinking water, basic sanitation and solid waste; air pollution, transport and energy concerns; urban mitigation and adaptation activities in the context of climate change; sustainable cities; among others –, presenting qualitative and quantitative data regarding urban environmental burdens, at household, city-wide, and/or global scales, as well as achievements and effective policy responses in these areas. Best practices are highlighted wherever possible, as are the myriad of policy constraints to improved practices in the region.

    Within urban areas, the primary concern from the perspective of human well-being is whether urban settlements provide a healthy and satisfying living environment for residents. Urban development can easily threaten the quality of the air, the quality and availability of water, the waste processing and recycling systems, and many other qualities of the ambient environment that contribute to human well-being. Certain groups (for example low-income residents) are particularly vulnerable, and certain services (such as those not easily traded, for example recreational services from urban parks), are of concern to all urban dwellers. From a sustainable development perspective, the implications for quality of life for future generations well being living in urban settlements must be considered as well. It is also useful to distinguish among the linkages between urban systems and the ecosystem services that exist within urban areas, between urban centers adjoining non-urban ecosystems, and between urban centers and distant ecosystems. Moreover, to appreciate the importance of relations between urban systems and ecosystem services, it is important to consider the negative as well as the positive effects that urban systems can have on ecosystefm services. This paper highlights many of these concerns, from an overall regional perspective, as well as through the analysis of city specific, and sector or issue specific urban case studies.

  • José Javier Gómez, Joseluis Samaniego y Mariana Antonissen, julio 2008

    A lo largo del documento se presentan los resultados de diversos estudios acerca de los impactos ambientales de los biocombustibles siguiendo el enfoque de ciclo de vida. Desde el punto de vista ambiental, una primera conclusión de carácter general es que los beneficios ambientales asociados al uso de los biocombustibles pueden ser significativos, siempre que el principal riesgo ambiental -la ocupación de espacios naturales- pueda ser controlado. Los principales beneficios ambientales son la reducción de contaminantes locales y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI);. En el ámbito de la contaminación del aire de las ciudades, la contribución a la mejora de la calidad del aire por el uso de biocombustibles es poco significativa cuanto mejor sea la calidad del combustible convencional (especialmente el contenido en azufre); y menor la edad del parque vehicular. Respecto a la contribución de los biocombustibles a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, los estudios de ciclo de vida muestran en general reducciones de mayor o menor cuantía en comparación con los combustibles fósiles. No obstante, recientes estudios que incorporan el cambio de uso de suelo en los análisis de ciclo de vida ofrecen resultados muy negativos de incremento de las emisiones de GEI.

    El principal riesgo ambiental es la ocupación de áreas naturales para el cultivo de las materias primas de los biocombustibles, ya sea de manera directa, o bien como efecto de la sustitución y del desplazamiento de otros cultivos. Esta situación puede generar la pérdida de áreas naturales, que juegan un papel crucial en la provisión de bienes y servicios ambientales y contribuir al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero por la vía del cambio del uso del suelo.

  • Gonzalo Delacámara, junio 2008

    Esta guía pretende, de ese modo, contribuir en los diferentes retos señalados en esta introducción: mostrar las posibilidades del análisis económico en la evaluación de efectos ambientales de diferentes decisiones colectivas, ayudar a la identificación correcta de costes (o beneficios) externos, señalar el procedimiento secuencial que conviene seguir para su cuantificación en unidades físicas y, por supuesto, proporcionar conceptos e instrumentos para afrontar su valoración monetaria.

Páginas